DE BOSQUES PARDOS Y DE AMORES CARDOS de HERNÁN CISTERNAS

DE BOSQUES PARDOS Y DE AMORES CARDOS de HERNÁN CISTERNAS

publicado en: Uncategorized | 0

Con un zarpazo pretendo apresar aunque más no sea la sombra de la poesía de Cisternas. Por Marcela Predieri**

ARGENTINA-Mar del Plata: A veces es necesario atrapar a una mujer, a un hombre, a un poema por la espalda. Es a lo que me ha invitado −tal vez sin que Hernán Cisternas se lo haya propuesto−  la lectura del último poema de De Bosques Pardos Y De Amores Cardos”. Leo Selk-nam de mankacen y entre paréntesis: “cazador de sombras”; de inmediato me doy cuenta de que eso encierra todo lo que implica ser poeta y vuelvo a releer el libro pero esta vez de atrás para adelante. Cuando las letras han desfilado delante de mis ojos ya dos veces, noto que se desvanecen sus formas pero no así la melodía de cierto fraseo particular, la nitidez o la fuerza de determinadas imágenes; intento entonces correr tras sus sombras y por qué no atrapar el eco de algunos versos.

Con un zarpazo pretendo apresar aunque más no sea la sombra de la poesía de Cisternas, y para mi sorpresa veo que se dibuja ante mí, su perfil. Recuerdo, por ejemplo, que escribió en Aymara: “A mansalva sale mi voz de raza”, y eso es algo que se siente; también que ha parido su voluntad, que no murió fusilado por sus pensamientos, que puede encontrarse con la muerte o “nadar al sepelio de nacer” y además reconocer a la palabra no sólo como vocación sino fundamentalmente como “trinchera de lucha”. Él mismo así lo expresa: “Si por haber hubiera, y he sido.” Sonrío entonces: lo he alcanzado.

Los invito a hacer lo propio porque en este poemario la temática es variada como así también los símbolos que agregan un valor a la vez intelectual y estético, como se puede apreciar en lo amoroso con expresiones como: “la grieta de tu lecho”, “el temblor de las sábanas” o “tu silueta enmarcada al bisel de tu escote”. Lo mismo sucede cuando toca cuestiones sociales donde lejos de lo panfletario, acusa con belleza que hay “perros guisando su hambruna” y que “en casas arrinconadas por el tiempo, lustré de temores”. De igual manera al referirse a los paisajes de su “pequeño país”, “país del piñón y del cultrún”, a sus casonas de adobe, al “silencio que se vuelve incrustación (…) en el desierto de mi Chile Central, a los canales del sur y ciudades queridas como  Melipilla, Santiago o Valparaíso; en todos ellos consigue  de la misma forma hacer brillar la “doliente armazón de sol” y “al entrar la noche ver “la luna al dorso”.

Por último quiero destacar que no faltan merecidos homenajes a Violeta Parra, Gonzalo Rojas y Miguel Hernández, entre otros, a quienes sumo el mío a su persona.

 

*Hernán Cisternas, PPdM-Chile:

http://www.poetasdelmundo.com/Poetas/7578

**Marcela Predieri, Embajadora de PPdM-Argentina:

http://www.poetasdelmundo.com/Poetas/2161

Valor Incluye gastos de envío:

u$ 20

Dejar una opinión